Caminando por Ojojona

November 16, 2015

 

¿En busca de relajación? Ojojona, el escape perfecto de la capital.

 

Ubicado a 35km de Tegucigalpa rodeado de montañas con abundantes pinares, Ojojona se ha convertido en un destino turístico muy visitado por su tranquilidad y pintoresco poblado. Cuando visitas el pueblo, conoces un poco más de la comunidad rural-colonial de Honduras ya que todavía se conservan las típicas casas de adobe pintadas de blanco, con tejas rojas y calles empedradas, es como transportarse a otra época, realmente hermoso.

 

Entre los lugares que puedes visitar estando en el pueblo está el mirador Bella Vista, donde puedes observar la meseta del Cerro de Hula, así como el Parque Eólico que lo rodea. También puedes ir a otro mirador llamado Piedra del Cabro en el que observas toda la vegetación que el pueblo tiene para ofrecernos. Sigue tu recorrido visitando las Iglesias ubicadas en el Parque Central.

Si lo que buscas es relajarte y comer rico, visita los restaurantes locales, que te brindan un extenso menú típico para degustar de la gastronomía catracha.

 

También cuentan con numerosos lugares donde encontramos artesanías de todo tipo de materiales y colores, siempre buscando apoyar la mano de obra local.

 

Ojojona comenzó a apoyar el arte y resaltar la cultura de nuestro país de otras maneras: cuentan con la Casa de la Cultura que es el espacio local utilizado para exposiciones de todo tipo, incluyendo pintura, fotografía, música y danza folklórica, entre otros artes. El pueblo realiza dos ferias patronales, el 20 de enero celebrando el Día de San Sebastián y el 24 de junio, Día de San Juan Bautista.

Un destino altamente recomendado si lo que quieres es pasar un domingo alejado del ruido de la ciudad; estoy segura que la hospitalidad de su gente te hará sentir muy cómodo.

 

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

2019 Del Timbo al Tambo ®  Todos los derechos reservados.