El valor de viajar

Viajar es sinónimo de crecer y de vivir al máximo. Durante los últimos 6 años de mi vida, he viajado por el mundo, recorriendo caminos y descubriendo nuevas culturas, así es como mis aulas de clase dejaron de tener paredes y se convirtieron en montañas, cascadas, pueblos y ríos… viajar también es sinónimo de aprender.

 

¿Viajar es aprender?

Sí, viajar abre tus fronteras mentales. No es necesario irse lejos, ni gastar mucho dinero, ni visitar a algún destino específico: todos los viajes son fuente de felicidad y, por ende, de bienestar emocional. Nos enseña a ser más perceptivos, curiosos, detallistas, a valorar nuestro entorno durante el viaje y a valorar nuestro tiempo en casa.

 

Viajar te sacude la rutina y te enseña a decir SÍ; “sí vamos a nadar con delfines”, “sí, vamos a lanzarnos de canopy”. Te da valor para hacer cosas por primera vez, hablar con extraños, compartir mesa, o atreverse a hacer alguna locura. Viajar es esencial para entender a la gente, lugares y cosas.

 

También te hace más sensible con el medio ambiente, a cuidar, estar consiente de no dejar huellas negativas en el camino y así convertir tus viajes en turismo sostenible.     

 

Cuando viajes, sí, visita los lugares y monumentos insigne del destino, sí, visita las playas más famosas, los restaurantes mejor calificados, pero también come en la calle, visita los mercados, platica con los locales, explora el arte urbano. Conocer el destino a través de su gastronomía, su arte y sus locales es otra manera de hacer turismo y una linda manera de conocer a fondo la cultura del lugar que visitas.

 

 ¿Otros beneficios que tenemos al viajar?

Te libera del estrés, ansiedad, te aleja del miedo, de las inseguridades y esto mantiene tu mente sana. También aumenta el auto-descubrimiento y tus habilidades de comunicación para con los demás, te hace más social, más empático y amable porque estamos conectándonos con otras personas todo el tiempo. Viajar potencia tu capacidad de resolver problemas, te hace más ágil, más previsor y precavido. Viajar definitivamente te hace un mejor ser humano porque te hace feliz.

 

Viaja. Cerca o lejos, pero viaja. Y como dicen por ahí, nadie puede amar lo que no conoce, así que te invito a recorrer cada rinconcito de tu país y enamorarte de él.

 

Felices viajes, buena vibra y muchas sonrisas,

 

María José Martínez Paz

@mjmpaz

 

 

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

2020 Del Timbo al Tambo®  

Todos los derechos reservados.